Kaizen, un método que nos ayuda a organizarnos. Quién lo creó?

Cuando te desperezas…¿Das la bienvenida al nuevo día con una sonrisa?

Espero que sí!!!

De no ser así, ¿me permites que te cuente cómo podrías conseguir esa sonrisa?

Masaaki Imai, creador del método Kaizen, nos anima a implementar cambios de actitud sin que suponga frustración ninguna. Te explico: empieza por dar un paso tras otro, por ejemplo, ves un michelín asomando debajo de tu camiseta… ¡que horror!!! Ya te ves yendo a buscar el consejo de un nutricionista , comprando todos los quema- grasas de la farmacia, buscando una rutina de abdominales para hacerla en el gimnasio…¡Para!! pues antes de ponerte en pie ya se te borró tu preciosa sonrisa. ¿Qué te parece si sonríes de nuevo?  Ve a tu cocina y, en vez de tomarte un café rápido sin nada mas, empieza por respirar profundamente y párate a pensar: ¿Qué sera lo mejor para ti?. Recuerda aquel principio que dice: «desayuna como una reina»… Te aseguro que, a media jornada de trabajo, no desfallecerás ni asaltarás esa máquina que hay en el hall de tu oficina comiéndote lo primero que pilles que, por supuesto, no sera lo más saludable.

¿Eres consciente de lo que has conseguido? Cambiar una cosa,  no tres, que además suponen un montón de factores: tiempo, búsqueda, disciplina a largo plazo y resultados que no verás, ya que habrás abandonado más de uno,  si no todos. Eso acarreará sobre ti frustración y puede dar lugar a que te  menosprecies. De otro modo, una sola acción, con la que te estás mimando, conseguirá hacerte sentir que has vencido una batalla sobre tu michelín.

A este triunfo, le llamaremos: «el principio del minuto». Una acción detrás de otra, cada una meditada, dando lugar a cambios paulatinos que nos animarán a implantar nuevas alternativas de método, uno por día. Al día siguiente implanta un nuevo principio. Ejemplo:  ver tu habitación ordenada.  Este día no te marcharás sin hacer tu cama. Así día a día.

Otro principio del Kaizen es: » trabaja de forma inteligente, teniendo en cuenta que el trabajo de hoy, será mejor que el que hiciste ayer, y así también, el que hagas mañana deberá ser mejor que el que hiciste hoy». Todo esto te llevará a otro de los principios: «alcanzar la excelencia al ejecutar una tarea» y además, te ayudará a mejorar cada día una tarea en específico, no muchas. Empiezo y termino. Para ello no te permitas distracciones. Si hace falta tendrás que tomar drásticas decisiones. Veamos un ejemplo: tú eres comercial, tienes que ver a unos clientes esta mañana. ¿Cuál es tu primer minuto? ¿Cuál es tu primera tarea? ¿Cómo la realizarás de forma excelente?

Tu primer minuto es:  ver la hoja de ruta. Comprobar cuántos clientes verás. Cuál es la propuesta de valor que le ofreceremos a los clientes que decides visitar; éste será el primer paso que no te robará ni un minuto, visualizar y leer ese documento.

La tarea: será diseñar la propuesta de valor para los clientes que decidas visitar de forma personalizada para cada uno de ellos. Esto te llevará a hacer de cada visita, una actuación excelente, independientemente del resultado.

Cómo hacer: el resultado será lo que nos indicará qué hemos de mejorar en el desarrollo de nuestro trabajo para que mañana tengamos un ratio de  resultados positivos mejores que los de hoy. Con esto llegamos a entender que nos comprometemos a seguir las pautas y el método para que mañana obtengamos mejores resultados. Comprometerte, ese a de ser tu principal motivación.

 

organización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *